Blogia
Pequeña

Podemos gastar el tiempo (inutilmente)

Podemos gastar el tiempo en desquiciarnos martirizarnos culparnos por algo que dejamos pasar o vivimos o hicimos mal. Podemos gastar el tiempo en desera cambiar las cosas o volver atrás. Podemos soltar nuestra rabia rompiendo las cosas que nunca nos pertenecieron o aquellas que nos dieron y ahora no queremos mantener con nosotros. Podemos atarnos las manos cual ladrón a su rehén, o tirarnos a un lago de agua helada a ver si de una puta vez resucitamos del caos en el que nos han introducido. Podemos gastar el tiempo inutilmente, haciendo cosas que no nos llenan, o hablando por hablar... un sinfín de cosas no productivas y autocastigarnos también por la cantidad de errores que cometimos. Pero también podemos destaranos las manos. Lavarnos la cara. Deshacernos de la leche caducada que reposa en uno de los estantes internos de la nevera y abrir la puerta. La de casa, la del corazón, la de la vida. Y no volver al suelo aunque volvamos a equivocarnos. No volver a dar más ventaja a la vida. No matar el tiempo. Porque tenemos muy poco.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

jose -

que bueno!!!el tiempo pasa y no hay que dejarlo respirar ni un segundo...


creo que te vovoy a meteer en mis blogs recomendados, genial
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres